Skip to main content
Skip to main content.

Sucesión testamentaria y curatela

Sucesión testamentaria y curatela

La sucesión testamentaria es el proceso supervisado por el tribunal para identificar y reunir los bienes de una persona después de su fallecimiento, pagar todas sus deudas y distribuir el saldo a los herederos o beneficiarios legítimos.

Si un patrimonio excede los $100,000.00, y si los bienes están a nombre de la persona fallecida únicamente, por lo general se requerirá una sucesión testamentaria.

Se puede establecer una curatela después de que un juez decida que una persona adulta (llamada "persona protegida") no puede cuidar de sí misma ni de sus finanzas. Después, el juez elige a otra persona u organización (llamada "curador") para que esté a cargo del cuidado o las finanzas de la persona protegida, o de ambos.

Preguntas frecuentes sobre sucesión testamentaria

La sucesión testamentaria se ocupa de:

  • Decidir si un testamento es válido;
  • Recopilar los bienes de la persona fallecida;
  • Cuidar de las responsabilidades financieras de la persona fallecida; y
  • Transferir la propiedad/bienes de alguien fallecido a sus herederos o beneficiarios.

El tribunal nombrará a un administrador para gestionar el patrimonio durante el proceso de sucesión testamentaria. La persona que quiera ser el administrador debe presentar una Petition for Letters of Administration (Petición para cartas de administración). El administrador puede ser el cónyuge, la pareja de hecho o un pariente cercano de la persona fallecida.

Hay muchas situaciones en las que un patrimonio no requiere una sucesión testamentaria, incluidos los patrimonios por debajo de $100,000.00, los patrimonios en fideicomiso y aquellos casos en los que todo el patrimonio pasa a un cónyuge sobreviviente. Sin embargo, incluso cuando no se requiere la sucesión testamentaria, a menudo es necesario algún tipo de proceso legal. Esto es especialmente cierto cuando un patrimonio posee una participación en bienes inmuebles. Se recomienda un asesor legal si tiene alguna pregunta sobre asuntos patrimoniales.

No siempre. Si tiene el derecho legal de heredar propiedad personal, como dinero en una cuenta bancaria o acciones, todo el patrimonio vale $100,000 o menos, y no hay bienes inmuebles (terrenos) en el patrimonio, es posible que no tenga que ir al tribunal. Existe un proceso simplificado que a veces se puede utilizar para transferir la propiedad a su nombre. Este proceso generalmente no se puede utilizar para bienes inmuebles como una casa. El procedimiento de declaración jurada para el cobro o la transferencia de propiedad personal se puede encontrar en el Código de sucesiones testamentarias bajo la sección 13100. Consulte con un abogado de sucesiones testamentarias calificado para saber si este procedimiento es apropiado.

El tribunal también lleva a cabo disputas relacionadas con fideicomisos en vida y testamentarios. Las personas encargadas de administrar el fideicomiso, llamadas "fideicomisarios", deben distribuir los activos como se describe en el instrumento de fideicomiso. Las personas que se beneficiarán del fideicomiso se denominan "beneficiarios".

Los fideicomisarios o beneficiarios del fideicomiso pueden solicitar al tribunal que destituya al fideicomisario, libere los activos en poder del fideicomisario, modifique el instrumento del fideicomiso, designe fideicomisarios sucesores, designe síndicos, notifique a los acreedores y emita otras órdenes necesarias para garantizar la oportuna y apropiada distribución de los activos del fideicomiso. Consulte con un abogado calificado si tiene preguntas o necesita asesoramiento sobre cómo presentar una petición al tribunal en un caso de fideicomiso.

Preguntas frecuentes sobre curatela

Una curatela es un procedimiento judicial para nombrar a un representante (curador) para ayudar con los asuntos financieros o el cuidado personal de una persona que es física o mentalmente incapaz de manejar uno o ambos.

Los deberes de un curador pueden incluir:

  • hacer los arreglos necesarios para el cuidado y la protección de la persona protegida;
  • decidir dónde vivirá la persona protegida;
  • Tomar decisiones sobre:
    • cuidado de la salud,
    • alimentos,
    • ropa y cuidado personal,
    • limpieza, transporte y
    • recreación.
  • manejar las finanzas de la persona protegida;
  • proteger los ingresos y la propiedad de la persona protegida;
  • asegurarse de que las facturas de la persona protegida se paguen y los impuestos se presenten y paguen a tiempo;
  • invertir el dinero de la persona protegida;
  • asegurarse de que la persona protegida obtenga todos los beneficios para los que es elegible;
  • mantener los registros financieros exactos; y
  • realizar los informes periódicos de las cuentas financieras para el tribunal y otras personas interesadas.

Una persona protegida no pierde todos los derechos. Todavía puede tener voz en las decisiones importantes. Tiene derecho a:

  • ser tratada con comprensión y respeto;
  • que se consideren sus deseos; y
  • estar bien cuidada.

En general, las personas protegidas conservan el derecho a: controlar su propio salario;

  • controlar su propio salario;
  • hacer o cambiar su testamento;
  • casarse;
  • recibir correo;
  • tener un abogado;
  • pedir a un juez que cambie de curador o termine la curatela;
  • votar, a menos que un juez diga que no pueden hacerlo;
  • controlar el dinero para gastos personales si un juez dice que pueden recibir un monto; y
  • tomar sus propias decisiones de atención médica, a menos que un juez le otorgue ese derecho a un curador.

Was this helpful?